Lidl se consolida como referente en responsabilidad ambiental con su programa REset Plastic

La cadena se compromete con los principios de la economía circular.

Lidl se ha destacado como un referente en sostenibilidad y responsabilidad ambiental gracias a una serie de iniciativas pioneras que buscan cerrar el ciclo de vida de los productos y minimizar su impacto en el medio ambiente. Desde la reducción del uso de plástico hasta la optimización de envases y la incorporación de materiales reciclados, la cadena de supermercados se ha comprometido con los principios de la economía circular y continúa transformando sus operaciones hacia un modelo más sostenible, basado en su programa REset Plastic.

Desde 2017, Lidl ha logrado reducir en más de un 20% el uso de plástico, superando su meta prevista para 2025. Ahora, la empresa ha ampliado sus objetivos para reducir el uso de plástico en un 30% para 2025 y en un 35% para 2027. Estos logros se enmarcan en su ambiciosa estrategia internacional REset Plastic, que opera en una treintena de países y se centra en cinco áreas clave: reducir, rediseñar, reciclar, repensar y recoger.

Una de las acciones más destacadas de esta estrategia es la recogida de hasta 15.000 kg de plástico en las inmediaciones del Mar Mediterráneo, en colaboración con Gravity Wave. Además, Lidl ha obtenido la certificación Residuo Cero de AENOR para todas sus plataformas logísticas en la península, lo que significa que gestionan y reciclan todos los residuos que generan, garantizando su trazabilidad.

Lidl ha sido pionero en la eliminación de bolsas de plástico y artículos de un solo uso, así como en la introducción de envases de celulosa o compostables en sus productos. Además, ha rediseñado más de 400 artículos de marca propia en los últimos seis años para reducir el uso de plástico o eliminarlo por completo, utilizar más plástico reciclado y hacer sus envases más reciclables.

Para brindar transparencia a sus clientes sobre sus avances en sostenibilidad, Lidl ha marcado los más de 400 envases rediseñados con el sello "Envase eco-responsable". También han introducido fórmulas que excluyen microplásticos en 400 productos de limpieza, detergentes y cosméticos.

Además de su compromiso con la reducción de plásticos, Lidl aborda la problemática del desperdicio de alimentos. Se ha propuesto reducir este desperdicio en un 50% para 2030, implementando medidas preventivas y reactivas, como la donación de alimentos a ONGs locales y la reutilización de mermas de alimentación.

En resumen, Lidl se ha posicionado como un líder en sostenibilidad y responsabilidad ambiental, impulsando medidas innovadoras en todas las áreas de su negocio para reducir su impacto ambiental y promover un modelo más sostenible y circular.



Diseño web Asturias: Infofuturo

Scroll al inicio